Malfollado y Sin Amigos

El Trailer

1. Vivir en democracia

Acababa de incorporarme al servicio tras finalizar el curso de promoción a subinspector. Soy muy joven para tener medallas y demasiado raro para despertar simpatías en la cúpula así que me endosaron el puesto que nadie quería: jefe de turno. El trabajo consiste básicamente en dirigir a toda la policía…

seguir leyendo

2. Mogollón de votos

-Y tienes suerte de que le hayamos convencido para que no te denuncie, se ha conformado con esta hoja de reclamaciones- me gritó el jefe. Damián Samaniego estampó la hoja de reclamaciones sobre su escritorio con tal mala ostia que el marco con la foto de su familia cayó bocabajo….

seguir leyendo

3. Problemas de coordinación

Sólo me entrego a ella, al calor de sus manos, a esos dedos expertos que me amasan el alma. Gracias a Beatriz el síndrome de abstinencia sexual no me vuelve loco del todo, de hecho, su número de teléfono es el único de más de tres dígitos que sé de…

seguir leyendo

4. Reservado el derecho de admisión

La vieja se gasta gran parte de su exigua pensión no contributiva en recetas médicas que compra a los yonkis del barrio, así que a final de mes me suele llamar por teléfono para ver qué me saca. Casi siempre un par de gin tonics y algo de dinero. Ya…

seguir leyendo

5. Vocación de salvar el mundo

Al llegar a casa consulté mi cuenta de correo electrónico. Esperaba un mail del banco con la información que me faltaba para terminar la maldita declaración de la renta. Por fortuna, las tecnologías que trajo el siglo veintiuno han convertido este mal trago en algo mucho menos engorroso que hace…

seguir leyendo

6. Güats yor neim

Su fama le precedía. Lo habían echado del grupo de atracos, decían las malas lenguas que por intento de agresión a una compañera. Las mismas malas lenguas aseguraban que, a menudo, llegaba al turno de mañana borracho y sin haber dormido. Insinuaban, además, que para aguantar ese ritmo hacían falta…

seguir leyendo

7. Infiel a mis principios

No importa lo que hagas, lo que realmente importa es lo que escribas. Esta falacia nos la llevan enseñando a los polis desde que entramos en la escuela de policía, sí, desde bien pequeñitos. Viene a defender que puedes hacer lo que quieras en acto de servicio si sabes mentir…

seguir leyendo

8. Un sinfín de pequeños placeres

Empezaba a necesitar una sesión de Shiatsu pero no podía ser hasta el sábado de la semana siguiente porque esta sociedad está muy necesitada de que le ajusten las piezas y Beatriz tiene la agenda más ocupada que la Ministra de Empleo. Sólo esperaba no encontrarme con Samaniego en estos…

seguir leyendo

9. Un golpe de viento

Habían expulsado a Juanjo del grupo de atracos y, por si eso no fuera suficiente, lo castigaron a trabajar bajo mis órdenes. Yo empezaba a dudar que todo aquello de la agresión a una compañera y lo de las continuas borracheras fuera cierto así que aproveché el momento del café…

seguir leyendo

10. Algo con tu cuerpo

Cuando me tumbo bocabajo y la Diosa Beatriz comienza a deshacer los nudos que se forman en mi musculatura me teletransporto a una dimensión desconocida, a una noche de adolescencia bajo los efectos del ácido lisérgico. Por momentos regreso del viaje para sentirla sobre mi espalda y pienso en ella,…

seguir leyendo